10 de septiembre de 2017

"El inimitable Jeeves", de P. G. Wodehouse

El inimitable Jeeves P. G. Wodehouse
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Traducción: Emilia Bertel
Editorial: Anagrama

SINOPSIS: 
El enamoradizo Bingo Little, amigo de Bertie, ha hecho una vez más honor a su fama. Esta vez el objeto de sus desvelos es Mabel, camarera en un restaurante de poca fama. Y como suele suceder con Bingo, la pasión le invade, le tortura, y sus sufrimientos amorosos sólo pueden resolverse mediante el matrimonio... o el suicidio. ¿Y por qué no el primero, se preguntará el lector, puesto que es menos irrevocable que la muerte? Al parecer, un tío de Bingo, solterón y sibarita, es quien se opone a la felicidad del joven. Pero Bertie Wooster es un buen amigo de sus amigos y, aleccionado por Jeeves, se dirige al cubil de la fiera para convencerla. Pero allí donde intervienen Bertie y Jeeves, todo suele enmarañarse de la manera menos previsible. Y es así que hasta el recalcitrante tío de Bingo acabará atacado por el microbio del romance y pretenderá casarse con su propia cocinera, que era a su vez la amada de Jeeves, quien entonces, para vengarse, dirigirá sus aspiraciones amorosas hacia Mabel, la camarera que provocó la pasión y los problemas de Bingo Little... Una vez más, Wodehouse nos hace pasar uno de los ratos más divertidos de nuestra vida, o al menos de nuestras lecturas

OPINIÓN:
Escogí esta lectura porque necesitaba una historia ligera y divertida y, en particular, cuando eso sucede suelo recurrir al humor inglés, que me encanta.
Es la primera obra de Wodehouse que leo y pienso que ha cumplido su función. No me ha decepcionado, si bien algunas partes no me han gustado tanto.
Jeeves es el mayordomo de un joven inglés aristócrata, Bertie, soltero y de poco carácter. Durante la narración este joven vive una serie de situaciones más o menos hilarantes, en unas participa la aborrecible y controladora tía Agatha, en otras el joven Bingo, amigo de la infancia. En casi todos los escenarios debe intervenir Jeeves por petición de su amo, quien busca el consejo de éste, otras es el mismo Jeeves que actúa por iniciativa propia. 
El resultado es una lectura simpática pero pesada y repetitiva en ocasiones, y más concretamente cuando interviene Bingo. A lo largo de todo el texto Bingo se dedica a enamorarse y desenamorarse continuamente y al final su conducta no hace nada de gracia, es demasiado absurda.
Salvando este punto, repetiré con el autor, seguro, porque, cómo ya he dicho, el humor inglés me atrae y esta novela no deja de tener los componentes típicos de este tipo de género (situaciones algo inverosímiles, que podrían ser normales, se convierten en un auténtico show y la ironía). Además, me apetece darle otra oportunidad.
Dolors Martínez

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...